Código de Conducta

Exponemos algunas ideas, consecuentes con nuestros valores y opiniones, para reflexionar sobre nuestro baile y construir una escena de swing segura, agradable y cuidadosa en la que todas y todos tengamos cabida

1. El género no hace el rol al bailar de dos en dos:

Recuerda: no todas las mujeres son followers, no todos los hombres son leaders. Cada persona elige qué rol le gusta bailar, independientemente de su género.

2. Escuchar y cuidar es saber bailar. Ser leader no significa mandar, significa proponer:

El baile es una cosa de dos: la conexión y el contacto visual deben fluir de manera natural y recíproca. Por eso, una buena conexión debe hacerse escuchando y respetando a tu pareja. Hiperliderar limita el baile; deja espacios para que la creatividad se expanda.

3. Si cambiar de rol te apetece, atrévete que no escuece:

Practicar los dos roles enriquece el baile y la escena. Por supuesto, cada persona puede encontrar más apetecible ser leader, follower o ambas opciones. Desde aquí invitamos a explorar más allá de las etiquetas.

4. No querer bailar también es una opción. Una invitación no es una obligación:

Tienes derecho a invitar a bailar libremente, pídelo con educación y espera su consentimiento, pero ten en cuenta que todas las personas tienen derecho a no querer bailar por la razón que sea.
En la mayoría de los casos, la razón no es personal; así que sonríe y busca a otra pareja para bailar (echa un vistazo alrededor que encontrarás a alguien deseando que lo o la saquen a bailar).

5. Sé agradecido/a.

Agradécele a tu pareja por el baile cuando la canción termine y, si quieres, invítalo o invítala a bailar otra canción.
Tampoco te olvides de los/as músicos, banda o Dj; a ellos/as también les gustan tus aplausos.

6. Si provocas una invasión fuera o dentro de la pista, parecerás Napoleón y dejarás de ser artista:

Ocupar mucho espacio puede perjudicar el ambiente. Sé cuidadoso con la persona con la que estás bailando y con la gente de alrededor. Si hay algún choque, que a veces son inevitables, procura disculparte y asegúrate de que nadie se ha hecho daño antes de seguir bailando. Limita los aéreos a las jams, competiciones o actuaciones. Si se dieran las condiciones para hacer uno, pregunta siempre y obtén el consentimiento de tu pareja antes de realizarlo.

7. La mano es tuya, que no esté en sitios que el baile no incluya:

Cuida la manera en la que tocas a las otras personas al bailar, prestando atención a si las incomodas. Sabemos que en el lindy hop, balboa y muchos de los bailes de la familia del swing hay contacto, sabemos que hay muestras de afecto y cariño en el baile, pero si una persona insiste en un comportamiento que genera incomodidad, creemos que es conveniente comentárselo y/o contactar con la asociación.

8. Mantén una buena higiene personal:

Dúchate antes de ir a bailar, ponte desodorante y trae algunas mudas de ropa o camisetas si vas a ser el Rey o Reina de la pista.
Luce presentable en las fiestas, evita usar zapatos de tacón alto (punta o tacón afilado) y refresca tu aliento.
A nadie nos gustan los gérmenes, por lo que si estás resfriado/a o con síntomas de gripe, ¡ten cuidado!: si estornudas o toses, hazlo en tu brazo y no en tu mano. Usa jabón desinfectante y lávate las manos a menudo mientras dure la fiesta o la jam.

9. Ya eres una estrella, participa en las jams, tu nivel o rol dan igual:

Las jams están abiertas a todas las personas, sean del rol o nivel que sean. No son un espacio para demostrar ningún tipo de jerarquía ¡Anímate y facilita que otros se animen! Lo importante es divertirse.

10. En la pista sobran lecciones, mejor improvisaciones:

Es genial enseñar, pero asegúrate de que la persona con la que bailas quiere que le des alguna lección de baile; se puede malinterpretar y convertirse en una situación incómoda.

11. Los abusos verbales y físicos, y cualquier comportamiento sexista, homófobo, racista, discriminatorio o que vulnere algún derecho fundamental de las personas son inaceptables para nosotros/as. Avísanos y te echamos un cable:

Como participantes de la escena de swing, no toleramos violencias, abusos de ningún tipo, ni comportamientos discriminatorios y es importante dotarnos de herramientas para hacerles frente colectivamente. Animamos a las personas víctimas de una situación de abuso, acoso o agresión a contactar con cualquier persona de la asociación o a escribirnos un mail:  juntaswingiau@gmail.com.

12. Si eres testigo de una situación no consentida, no cierres los ojos:

Podemos ayudar a confrontar situaciones de abuso, acoso y agresión si prestamos atención y nos esforzamos colectivamente por visibilizarlas. Para ello, proponemos poner al tanto a la asociación y ayudar respetuosamente a la persona que se está viendo afectada.

Tain't what you do (it's the way that you do it)
Oliver - Young

Textos extraídos de la pagina de Asociación de Swing de Madrid – MAD for Swing. Gracias

error: Contingut protegit